La congresista Giffords ya respira por sí misma