Las continuas fisuras de lava en el Kilauea siguen aumentando el número de evacuados