Groenlandia se derrite: la ola de calor que arrasó Europa llega al Ártico