El médico trasladado al hospital de Atlanta responde bien al tratamiento