La difícil reconciliación de las armas afganas