Una nueva droga legal mata a dos adolescentes en Reino Unido