Son más de 200 las personas vigiladas en EEUU sospechosas de tener ébola