El enviado filipino a la Cumbre del Clima achaca el tifón al calentamiento