Un truco de magia casi acaba en tragedia