El escondite de Osama Bin Laden no es tan lujoso como nos contaron