Un esturión salta dentro de un barco y mata a una niña de cinco años