Una potente explosión de gas en un restaurante deja una decena de muertos al este de China