Disturbios en Bruselas, una ciudad que sigue de luto