Fingen su muerte para evitar ser asesinados... ¡por su hijo!