Francia trata de recuperar la normalidad tras una jornada de destrozos y saqueos durante las protestas de los 'chalecos amarillos'