Una fugitiva australiana pide que cambien la foto que la policía ofrece para buscarla