Las primeras proyecciones oficiales dan la victoria a Nueva Democracia