Los guerrilleros condenados por delitos de lesa humanidad, fuera de la política