El hallazgo de un cuerpo en las vías del tren en Londres obliga a cerrar la línea del norte