Una mujer de 68 años en Hong Kong cuida de búfalos abandonados como animales de granja