Más de 12.000 niños han muerto por la guerra en Siria