El huracán Irene toca tierra