Los famosos de Hollywood relatan en primera persona el infierno de California