El más brutal de los asesinatos de periodistas sigue impune un año después