Una veintena de japoneses dan la bienvenida al 2022 en un baño de agua helada en el ritual sintoísta