Una llamada dio la pista del lugar donde se escondía el terrorista más buscado