La lluvia da algo de esperanza a los australianos que luchan contra los voraces incendios