Las lluvias torrenciales dejan atrapados bajo tierra a más de 40 mineros