Un preso propina una paliza al autor de la masacre de Charleston en la cárcel