El 'efecto Meghan'