Un milagro en el horror de la guerra siria