Unos abanicos y entradas de teatro provocan una crisis de gobierno en Japón