Dos monjas huyen al saber que querían trasladarlas a una residencia de ancianos