La policía se enfrenta a las bandas de narcotraficantes en la prisión brasileña de Natal