Una multitud de turistas y residentes entraron en pánico por un falso tiroteo en Nueva York