A las órdenes de Syris, un niño de 5 años: su padre, un sargento, le dejó dirigir el entrenamiento de unos militares