Un niño ruso, de seis años, sobrevive a dos accidentes de tráfico el mismo día