Más de 4.000 niños saharauis deberán pasar este verano en el desierto a más de 50 grados