Respirar un día como hoy en Nueva Delhi es lo mismo que fumarse dos cajetillas y media de tabaco