La variante ómicron dispara los casos por todo el mundo: la oleada de contagios es imparable