Ómicron encuentra en los veinteañeros su principal vía de expansión: los contagios se disparan en este grupo