Pacientes de coronavirus reciben el oxígeno en sus coches ante la saturación de hospitales en Nápoles