La nieve paraliza a Londres que amanece sin trenes ni autobuses