Demasiado 'sexy' para un parque de atracciones