La intención del trabajador del avión robado en Seattle era quitarse la vida