Sigue cantando mientras se le quema el pelo