El periodista ruso dado por muerto aparece vivo en una rueda de prensa en Ucrania