Persecución policial a caballo termina con una paliza brutal