Sentado en el váter le muerde... ¡una pitón!