El presidente marfileño promete la pacificación de su país en uno o dos meses